Imprimir
Jun
20

El Mercado de la Ribera, en Bilbao, acoge la segunda semifinal de la Ruta Española del Buen Pan

BILBAO
“Nos vamos con un buen sabor de boca”, ha sido el veredicto, casi unánime, que ha pronunciado el jurado al terminar la cata anónima que se ha realizado a los panaderos que se han presentado en la segunda convocatoria de la Ruta Española del Buen Pan. El pan presentado han sido dos barras de libra de 300 gramos, una de ellas es la que ha sido elegida para la cata mientras que la otra se ha degustado entre todos los asistentes.
La línea de trabajo que se ha seguido ha sido la siguiente: una vez registrado el pan se ha numerado, siempre de manera anónima, y el jurado se ha encargado de realizar la valoración primero de una manera visual en donde se ha clasificado la corteza y la suela. A continuación, el pannier ha cortado el pan para la valoración del alveolado, el aroma y el sabor o la textura en la boca. El jurado, compuesto por representantes de la panadería española, ha valorado todos los panes sobre una puntuación de diez puntos.
Las calificaciones se han guardado en sobre cerrado. De esta clasificación han salido las mejores puntuaciones que se sumaran a la valoración del establecimiento, que se realizará posteriormente, mediante una visita anónima a la panadería en donde se analizará la presentación del pan en tienda y atención al público.
En cada una de las semifinales se podrán presentar todos los panader@s artesan@s de la zona que lo deseen o que no sean de la zona y les vaya mejor por cualquier otro motivo.
El objetivo de la Ruta Española del Buen Pan es hacer un reconocimiento a tod@s los panader@s TOP de España y hacerles entrega de “La estrella” de la Ruta Española del Buen Pan en un acto que tendrá lugar en el mes de noviembre en Madrid.