Imprimir
Dic
18

Entrevista a Beatriz Navia Lomban. Nutricionista

“Incrementar el consumo de cereales consigue aproximar la dieta al ideal teórico”

“Una pauta adecuada para el consumo de pan podrían ser unas cuatro raciones al día de unos 40 gr. en el caso de las mujeres y unos 60 gr. en el de los hombres” afirma Beatriz Navia Lomban, licenciada en Farmacia con Premio de Licenciatura por la Universidad Complutense de Madrid (UCM), licenciada con Grado y Magíster en Nutrición por la UCM, Doctora en Farmacia y actualmente, profesora Titular de Universidad del Departamento de Nutrición, Facultad de Farmacia (UCM).

¿Cómo especialista en nutrición que aconseja que pueda ser la cantidad de pan en cada una de las comidas del día?
Teniendo en cuenta que lo que se aconseja es consumir unas seis raciones de cereales al día y considerando los hábitos alimentarios de nuestra población, una pauta adecuada para el consumo de pan podrían ser unas cuatro raciones al día, y, el tamaño de ración, aunque, como en todos los alimentos, depende de lo que gaste la persona, una ración de pan podrían ser unos 40 gramos en el caso de las mujeres y unos 60 gramos en el de los hombres. En cuanto al reparto en las distintas comidas, una pauta fácil de seguir podría ser dos raciones en el desayuno, una en la comida y otra en la cena, o una en el desayuno, una en la comida, una en la merienda y una en la cena…
¿Cuál es el grupo de personas más apropiadas que deberían consumir pan?
Todos los grupos de población, pero especialmente idóneos para los niños y adolescentes debido a la gran actividad física que desarrollan.
Según usted ¿el pan tiene relación directa con la obesidad o el sobrepeso?
Aunque el tema del control de peso es un tema complejo, lo más importante a la hora de mantener el peso y evitar la aparición de sobrepeso/obesidad es mantener el balance energético, es decir, que se ingieran las mismas calorías que se gastan. En los últimos tiempos, nos hemos hecho más sedentarios, por lo que ese balance energético se ha desequilibrado, se ingieren más calorías de las qué se gastan y aparece la obesidad. Es decir, la alta ingesta calórica, en relación al gasto, es lo que, en realidad, ha incrementado el padecimiento de obesidad y no el consumo de pan.
Lo que hay que tener claro es que al igual que no se puede catalogar a los alimentos en “buenos” o “malos”, tampoco se puede decir que un alimento “engorde” o “adelgace” por si mismo, sino que lo que hay que valorar es la dieta total, y, en este sentido, el pan, en el contexto de una dieta variada y equilibrada, puede suponer una ayuda a la hora de corregir el perfil calórico de la dieta, aumentando la cantidad de hidratos de carbono y reduciendo la de proteínas y grasas, lo cual resulta favorable desde el punto de vista nutricional, sanitario y de control de peso.
¿Engorda más el pan integral que el blanco?
El pan integral y el pan blanco, aportan más o menos la misma cantidad de calorías por 100 gramos de alimento, por lo que en principio no habría diferencia. La principal diferencia en cuanto a valor nutricional entre estos dos tipos de panes, radica en su contenido en fibra, vitaminas y minerales, que es bastante superior en el pan integral con respecto al blanco y, en este sentido, si que se puede decir que el pan integral, presentaría ventajas a la hora de prevenir o tratar el sobrepeso ya que la fibra provoca saciedad.
¿Cuándo y qué debemos desayunar para estar saludables?
El desayuno se ha definido como “la primera comida del día, que se realiza antes de iniciar la jornada laboral o escolar o la realizada antes de las 11:00 horas durante los fines de semana”, por lo que el “cuándo” creo que queda contestado, y va a ser una comida fundamental, ya que nos va a aportar la energía necesaria para comenzar el día. En cuanto a la composición, este debería aportar la cuarta parte de las calorías ingeridas a lo largo del día e incluir cereales, fruta y lácteos. Un vaso de leche, yogurt… con una pieza de fruta y cereales, como el pan… con un chorrito de aceite de oliva…  
¿Hay que prescindir de los hidratos de carbono si queremos adelgazar?
Aunque como ya hemos comentado, la obesidad constituye un tema complejo, una dieta hipocalórica convencional, variada y equilibrada, con una cantidad adecuada de proteínas, grasas e hidratos de carbono, en la que se reduzcan las raciones consumidas, pero se mantengan las proporciones, acompañada de ejercicio físico realizado de forma regular, es la forma más saludable de perder peso. Los alimentos principales a restringir serían los ricos en grasa, así como aquellos que nos aportan “calorías vacías” como los dulces o el alcohol, pero no los ricos en hidratos de carbono complejos.